mercadoelectriconet.com.ar

 
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Columnas Editorial Nº 122

Editorial Nº 122

E-mail Imprimir PDF
Agosto-Septiembre 2013

El Agua y la Energía Eléctrica en la Argentina

La presente edición contiene el anuncio de la próxima contratación de  la construcción y operación de  las Centrales Hidráulicas Kirchner y Cepernic.
Sin duda este hecho auspicioso debiera constituir un hito inicial para un Plan Integral de Generación Hidráulica en la República Argentina, que como sabemos junto con el Plan Nuclear y el desarrollo de las energías renovables, en particular la eólica, constituyen los componentes centrales del desarrollo de  una nueva matriz energética más equilibrada, diversificada y menos dependiente del gas que hoy nos resulta escaso en producción y costoso en importación. 
 
Con gran acierto gubernamental fue retomada la política de desarrollo nuclear argentina, que con su impulso se  está terminando Atucha II, el alargamiento de vida de CN Embalse, una futura central nuclear y el desarrollo con tecnología propia del proyecto Caren para generación eléctrica de 25 MW.
 
Para la formulación de esta política de desarrollo nuclear , que puede significar la incorporación de 2700 MW en los próximos diez años, el Estado argentino cuenta con un complejo entramado de organismos y empresas como  CNEA, INVAP, NA-SA  etc, dedicadas a la investigación, la  tecnología y el desarrollo industrial  que emplean del orden de 10.000 agentes, en su mayoría de muy alta calificación profesional. En síntesis, se trata de un sector que acumuló conocimiento a lo largo de 60 años, padeciendo una suerte de hibernación en la época neoliberal, pero que no obstante permitió en la última década su potenciación y presente desarrollo.
 
En cambio, durante los años 90 la actividad de planificación energética fue desmantelada, YPF innecesariamente enajenada, la medición y actualización del recurso hidráulico privatizada y la capacidad de proyecto e ingeniería  hidráulica desintegrada. La empresa Agua y Energía Eléctrica que tenía a su cargo gran parte de esas tareas fue disuelta. 
 
Es decir, Argentina, aún hoy,  en materia energética,  a diferencia del sector nuclear,  carece de una organización y  entramado empresarial, que  dista de lo deseable y necesario para atender los desafíos severos que debe enfrentar en los próximos 10 años, con vistas a recuperar el autoabastecimiento, particularmente en el ámbito estatal. YPF nacional es condición necesaria pero no suficiente para lograrlo.  
 
Por fortuna  disponemos de un gran recurso hidráulico, distribuido en el territorio nacional y compartido, con un potencial del orden de 10.000 MW, que de este modo  duplicaría al parque hidráulico existente.
 
Se afirma ahora, que los vectores del desarrollo para el siglo XXI serán los alimentos,  la Energía y el desarrollo científico tecnológico.
 
La creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología fue una de las primeras y acertadas  acciones del presente gobierno en respuesta a esta proposición.
Con relación a la energía y los alimentos, podemos decir que, el uso del agua para  riego, sin bien es atendido desde diversos organismos, aún no cubre la enorme potencialidad que tiene en Argentina. 
 
Con el agua embalsada y el salto del terreno generamos electricidad. Con el agua regulada por el dique y riego mediante podemos producir alimentos. Disponemos de fabricación nacional de maquinaria y empresas de construcción necesarias, pero carecemos de financiamiento. En este inicio hidráulico la financiación es de origen  chino. Esa deuda, probablemente en buena parte, la pagaremos con alimentos. Entonces, por que no cerrar este círculo en forma virtuosa del Agua, la Energía, y los alimentos? Perón ya lo descubrió y resolvió en el año 1947, en forma exitosa, con la creación de Agua y Energía Eléctrica, en base a las direcciones nacionales de Irrigación y Centrales Eléctricas del Estado.  
 
¿Sabremos nosotros resolver esta cuestión, sobre todo cuando la necesidad nos apremia?  
 
Argentina en diferentes épocas, pudo darse las organizaciones empresarias  propias que aseguraran su presente y mejoraran su futuro; como soporte y ejecutoras de las políticas públicas.
 
Fuimos pioneros  en Sudamérica con YPF en el año 1922.Con la creación del Banco Central y  diferentes institutos en la década de 1930. Lo fuimos con CNEA en el año 1950,  con la creación de Gas del Estado en 1945 y la construcción del gasoducto Gral San Martín que fue el más largo del mundo..
La nueva realidad requiere hoy como ayer,  de nuevas instituciones acordes al desafío de época.  
 
Como el Estado  sigue siendo el principal constructor de la Nación, recuperarlo en su capacidad de gestión es esencial, entre otras,  para el desarrollo del uso múltiple  del agua y la generación de energía hidroeléctrica. 
 
Haber atendido  adecuadamente estas cuestiones,  ayer significó la  integración territorial y un desarrollo más armónico de la Nación, fue «factor de progreso», hacerlo hoy expresaría una decisión soberana que seguramente contribuirá al actual proceso de construcción de la Argentina del siglo XXI.-
 
Carlos M. Espasande 

Actualizado ( Jueves, 31 de Octubre de 2013 17:15 )  
Jornada
"La Energía Eléctrica y los Recursos"

13 de Diciembre de 2012
Ciudad de Buenos Aires

Jornada
"Energía Eléctrica e Industria Asociada"
Su articulación sustentable
15 de Junio de 2011
Ciudad de Buenos Aires

Actores-Asociaciones-Entes Reguladores-Proveedores


Organizada por la Revista Mercado Eléctrico
JORNADA "PRESENTE Y FUTURO DE LA ENERGÍA"
Viernes 6 de Noviembre de 2009
Regente Palace Hotel, Ciudad de Buenos Aires
BAJAR PRESENTACIONES


01 de julio 2004

JORNADA "El Abastecimiento del Gas
y la Electricidad "

"Se corre el riesgo de agotar reservas y transferir
renta al sector productor sin garantizar el abastecimiento futuro"

1º Diciembre 2004
CONGRESO "ENARSA y el Régimen de Servicios Públicos"

BAJAR PRESENTACIONES